Dona Tienda
Imagen aérea de drones de la selva tropical y un pequeño río en el Parque Nacional Amboró, Bolivia

COP 15: De Egipto a Canadá, del clima a la biodiversidad: hay mucho en juego.

El Marco Global de Biodiversidad (GBF) quiere su Acuerdo de París pero ¿a expensas de quién y qué?

Kioto, Japón, 1998: los líderes mundiales preocupados por nuestro clima cambiante sentaron las bases de lo que se convertiría en el mercado del carbono.

Veinticinco años después, sus fallas son obvias. Las razones son múltiples, pero dos, en particular, se destacan para nosotros:

  1. Los ecosistemas, como los bosques tropicales, se consideraban 'estáticos' y se pasaba por alto por completo el hecho de que allí vive gente.
  2. Las personas que viven allí y poseen gran parte de esas tierras ricas en carbono han sido excluidas de la mesa de negociación.

Hoy, el Convenio sobre la Diversidad Biológica da inicio a la COP 15 en Canadá. El objetivo es llegar a un acuerdo histórico para proteger el 30 % de las tierras y los océanos del mundo para 2030, llamado de manera bastante pegadiza la iniciativa 30×30.

Los expertos, científicos y, lo que es más importante, las personas que viven en puntos críticos de biodiversidad han sido categóricos sobre los esfuerzos y las acciones necesarias para evitar el colapso de la biodiversidad. Los tomadores de decisiones deben recordar qué condujo al fracaso de iniciativas como el mercado de carbono y usar esto como una oportunidad para pensar con mayor previsión y con mayor inclusión.

Los líderes y activistas de la biodiversidad reunidos en Montreal deben darse cuenta de que el marco 30×30 tiene un largo camino por recorrer antes de que se grabe en piedra. Están en juego los medios de subsistencia de las personas con la trayectoria más larga en la protección de los ecosistemas. Para un resultado exitoso, este proceso debe ser liderado por pueblos indígenas y comunidades locales. Hasta entonces, no debe adoptarse ningún marco.

Cosas a tener en cuenta en la COP 15

Aunque no estamos seguros de los objetivos del marco 30×30, esperamos ver los resultados de lo siguiente:

  • Aumento de la financiación de la conservación directamente a los países en desarrollo,
  • El reconocimiento de los conocimientos tradicionales en la investigación, incluida la distribución de los beneficios económicos derivados del uso de los recursos genéticos,
  • Reducciones en la contaminación de la tierra y el mar, que a menudo tiene un efecto negativo desproporcionado en las comunidades remotas o marginadas,
  • Reconocimiento de los aportes de las tierras de los pueblos indígenas y comunidades locales a la biodiversidad y apoyo a los derechos y financiamiento de las áreas de manejo comunitario.
Un grupo de personas en un edificio que rodea un mapa.

Gente de Tinkareni y sus alrededores mapeando sus territorios

Lo hemos dicho una vez y lo diremos de nuevo.

No más promesas vacías. No hay otra opción, necesitamos acción.